Obtén ideas útiles, aprende de las buenas prácticas y sigue las ultimas noticias El Blog de Whistlelink

3 mitos sobre denunciar malas conductas en las organizaciones

3 whistleblowing system myths.

Veamos algunos mitos sobre denunciar malas conductas en el trabajo que hacen que las empresas se muestren escépticas creyendo que un sistema de whistleblowing tendrá un impacto negativo en su reputación o cultura, o hará que se reciba un aluvión de quejas infundadas.

Nada más lejos de la verdad.

A continuación, exploramos estos 3 mitos sobre denunciar malas conductas en las organizaciones:

  1. Dañará nuestra reputación
  2. Abusarán enviando muchas denuncias
  3. Creará una cultura negativa

Mito 1: Denunciar malas conductas daña la reputación de una organización

Si el denunciante acudiera directamente a los medios de comunicación u otro medio externo, esto dejaría desde luego de ser un mito. El daño causado dañaría la empresa y sería demasiado tarde para reaccionar. Tener un canal de denuncias interno y animar a los empleados a usarlo puede evitar que lo hagan externamente.

Siempre que las denuncias se gestionen correctamente, la empresa tiene la oportunidad de identificar y abordar problemas en un estado temprano, posteriormente reduciendo los posibles riesgos y daños a su reputación.

Lectura recomendada> 6 beneficios de denunciar irregularidades en las organizaciones

Mito 2: Habrá abusos y se enviarán demasiadas denuncias

Muchas empresas creen que el simple hecho de tener un canal de whistleblowing hará que reciban un aluvión de denuncias de malas conductas, falsas o verdaderas, porque la gente denunciará algo por el simple hecho de poder hacerlo.

Esto ni tiene por qué ser el caso, ni tiene por qué ser algo malo.

Se ha demostrado que, aunque algunas denuncias se pueden hacer por motivos mal intencionados, la mayoría de los denunciantes en realidad está intentando hacer lo correcto.

Recibir muchas denuncias puede parecer que hay muchos problemas que abordar, pero en realidad también puede indicar que la organización aplica unas prácticas correctas de buen gobierno y una cultura de trabajo saludable, donde los empleados se sienten cómodos para hablar.

Más denuncias pueden significar más problemas, pero sí se trata de problemas serios, la empresa tiene que conocerlos, ya que ésta es la única manera de detenerlos y prevenir cualquier daño económico, personal o de reputación.

Un estudio de Harvard Business Review reveló que las organizaciones con un mayor numero de denuncias en realidad tienen menos demandas y menos multas.

Si bien recibir pocas denuncias puede parecer positivo, porque parece indicar que todo está funcionando bien, de hecho puede indicar que su política de denuncias no está funcionando como se esperaba.

Es posible que los empleados no confíen en los canales de denuncia existentes o simplemente no sepan dónde acudir para denunciar malas conductas en el trabajo. Por lo tanto, es importante tener una política de denuncias clara y transparente, que se comunique bien a los empleados, que las denuncias sean anónimas, que se detalle cómo utilizar el canal y cómo se manejarán los casos.

Lectura recomendada> Cómo animar a los empleados a denunciar una mala conducta

Mito 3: los sistemas de denuncias crean una cultura negativa

A las organizaciones les preocupa que la introducción de un sistema de whistleblowing pueda indicar que no confían en su plantilla o que quieren animar a sus empleados a delatar a los demás. En este caso, al denunciante le preocupa el acoso y las represalias, signos de una cultura negativa.

En realidad, cuando se hace bien, es todo lo contrario.

Una organización que alienta activamente a los empleados a informar sobre sus inquietudes y, si lo hacen, les apoya, gana más confianza Se consigue por tanto una cultura abierta y honesta, creando mejores relaciones laborales y empleados leales, que es más probable que denuncien internamente sí lo necesitan en vez de acudir a canales externos.

Esto también mejora la reputación de la empresa, ya que envía fuertes señales de que se toma en serio los asuntos éticos y está preparada para abordar cualquier ilegalidad.

Una cultura positiva con un enfoque ético puede hacer que una organización sea más atractiva para los clientes, inversores o empleados. De hecho, los millennials están más preocupados por comprar o trabajar en corporaciones que tienen altos estándares éticos que en aquellos que no los tienen.

Un sistema de denuncias anónimas es una buena indicación de altos estándares éticos porque implica que la organización no tiene intención de tomar represalias contra un denunciante. En cambio, muestra que la empresa quiere conocer las posibles actividades ilegales que se estén llevando a cabo para poder actuar.

Si quieres implementar un canal ético en tu organización, contacta con nosotros y te guiaremos en la implementación del sistema que mejor se adapte a su organización.

Sí tienes algún comentario acerca de este artículo o te gustaría saber más sobre Whistlelink, nos encantaría que nos contactases

Te ha gustado el articulo?
Compártelo

La Directiva Whistleblowing explicada

Maria Boboc, Whistlelink Territory Manager, España

El sistema Whistlelink en español

Prueba Whistlelink gratis durante un mes

Nueva ley de
Whistleblowing

WHISTLELINK BLOGSiguiente lectura ...

Investigación interna de presunta mala conducta corporativa 
Denuncia en transportes y logística 
6 consejos para implementar un buen sistema de denuncias en la empresa  

ENCATADOS DE CONOCERTE

Contáctenos

Nuestro equipo está preparado para responder a tus preguntas. Encuentra la respuesta visitando nuestro centro de ayuda o rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible. También puedes llamarnos directamente.

Habla con la Territory Manager
Maria Boboc

+34 683 530 248